El pesebre decembrino

pesebre decembrino

La palabra pesebre se deriva del latín praesēpe y para los españoles, al llegar a América, tenía varios significados, entre ellos, era un cajón donde comían los animales. Sin embargo, para nosotros, desde la Colonia temprana, ha sido la representación del nacimiento de Cristo. Los evangelizadores la trajeron a América y su difusión se inició en las iglesias y comunidades religiosas, pasó a las casas de los ricos y luego los artesanos la popularizaron.

La Escuela de Quito, con Bernardo de Legarda y el famoso escultor indígena Manuel Chili, conocido como Caspicara, elaboró imágenes hermosas del nacimiento del Niño Dios que llegaron a Pasto, Popayán, Cali, Palmira, Buga, Santafé y Pamplona, principalmente. La Escuela quiteña introdujo en el pesebre los personajes populares que acompañan a los pastores. Estas figuras de arte colonial eran escasas y costosas.

Pesebre Caspicara

Pesebre de Caspicara

En los albores del siglo XIX, mientras en Santafé Antonio Nariño traducía los Derechos del Hombre y se comentaba acerca de la conspiración de 1794, Ignacio Tenorio, tío del prócer Camilo Torres, enviaba desde Quito a su esposa, Francisca Prieto, un pesebre para que se estrenara en la navidad y maravillara a la sociedad santafereña. El pesebre constaba de las siguientes figuras: San José, la Virgen María y el Niño, tres reyes magos, un embajador, un ángel, un arriero, veinticuatro pastores, un buey y una mula. Tenorio había pagado por él 45 patacones, que era un precio bastante alto.

Continuar en...