En la diestra de Dios Padre
 

“Voy a premiarte: los dineros son tuyos: llevátelos;

y voy a darte de encima las cinco cosas que me querás pedir”

 

En la diestra de Dios Padre es un cuento escrito por el antioqueño Tomás Carrasquilla (1858-1940), publicado en septiembre de 1897 en la primera edición de El Montañés (Medellín), revista de literatura, arte y ciencia dirigida por Gabriel Latorre. El viejo Carrasco, como fue llamado don Tomás a partir de los primeros años del siglo XX, fue un escritor de novelas y cuentos que retratan personajes humildes, sus tradiciones y su forma de hablar.

“Hay algo que define sus relatos y es el sabor, esa cualidad que no es una síntesis, sino al revés, la capacidad para no dejarse enredar en los utensilios intelectuales”.

 

La gloriosa senectud de Tomás Carrasquilla. Lea la nota completa aquí.

El Tiempo (Bogotá), lunes 22 de enero de 1934; p. 5.

 

“Carrasquilla fue en verdad un caso excepcional en el manejo del idioma. El método descriptivo es el instrumento de que se valió en la pintura de personajes y caracteres, en las ideas que expuso, en la presentación de los paisajes y en el lenguaje regional que hizo brillar los cuadros y episodios de su tierra, de su medio y de sus gentes”.

 

Lea la nota completa: Carrasquilla: riqueza pero también excesos, de Alberto Moreno Gómez.

En: El Tiempo. Lecturas Dominicales (Bogotá), domingo 4 de febrero de 1968; p. 5.

 

Una muestra del manejo que Carrasquilla hace del lenguaje es el mismo inicio del título de este cuento: En la diestra, que refleja el carácter popular del uso del español en Colombia y que, además, corresponde al suceso final del cuento en el que el protagonista se reduce de tamaño y se acomoda en el mundo que tiene Dios Padre en la mano derecha.

“Qué tal si al ánima de Carrasquilla le hubiera tocado presenciar lo que a nosotros, una tarde de 1953 en el Instituto de las Españas de la Universidad de Columbia de la “tal” Nueva York […] El ilustre profesor Federico de Onís, decano entonces del departamento de español de la Universidad de Columbia, hablaba aquella tarde de los valores universales de España y sorprendió a su auditorio con la afirmación de que, después de la Edad de Oro, el prosista más notable en lengua española era un antioqueño o colombiano que se llamó don Tomás Carrasquilla”.

 

Lea la nota completa: Tomás Carrasquilla, provinciano universal, de Antonio Cardona Londoño.

En: El Tiempo. Lecturas Dominicales (Bogotá), domingo 26 de enero de 1958; p. 2.

 

En la diestra de Dios Padre relata la historia de un aldeano del reino, llamado Peralta, que gracias a sus buenas acciones recibe una mochila con onzas del rey y cinco deseos que le concede el mismo Jesús de Nazareno en persona; luego llega a su puerta la Muerte y en el más allá se encuentra con el Enemigo Malo. En este cuento los personajes que dialogan son: Peralta, Peraltona, Jesús, San Pedro, la Muerte, Lucifer, un diablito y algunos jugadores del garito.

 

Cuento ilustrado En la diestra de Dios Padre (2014), de Tomás Carrasquilla.

 

 

Este cuento hunde sus raíces en una historia muy popular conocida en diferentes países cristianos, por lo que se relaciona con relatos tradicionales como El milagro de Teófilo (c1261) de Rutebeuf y el cuento anónimo español El peral de la tía Miseria, y es insumo de creaciones como el cuento Federigo (1829) de Prosper Merimée y las obras de teatro El herrero y el diablo (1955) del argentino Juan Carlos Gené y En la diestra de Dios Padre del colombiano Enrique Buenaventura, escrita a partir del relato de Carrasquilla.

 

“Uno de esos cuentos, el titulado “A la Diestra de Dios Padre” es, según parece, una de las más conocidas y recontadas leyendas del pueblo antioqueño. Alguien me ha dicho que desde tiempo inmemorial, esa fantasía deliciosa del hombre que burló a la muerte, gracias a un don que le confirió Jesús, corre de labio en labio por los caminos y por las fondas hospitalarias de los campos antioqueños”.

 

 Lea la columna completa: Un Día Tras Otro, de Rafael Guizado

En: El Liberal (Bogotá), lunes 1 de marzo de 1943; p. 4.



Versiones escritas por Enrique Buenaventura
 

 

“Déjeme pensar bien la cosa, Su Mercé”

El director y dramaturgo Enrique Buenaventura escribió varias versiones para teatro del cuento de don Tomás Carrasquilla. Las primeras mantuvieron el título de En la diestra de Dios Padre y las últimas A la diestra de Dios Padre. Desde un principio, este cambio  fue dado por los grupos que realizaban el montaje de esas primeras versiones, por cronistas y por programadores de las salas que, con frecuencia, se referían a la obra como A la diestra de Dios Padre.


1958 - 1959
 

 

“…lo primerito que le pido es que yo gane al juego siempre que me dé la gana”

La primera versión mantiene el nombre completo del relato original de Carrasquilla: En la diestra de Dios Padre (Cuento de la señá Ruperta). En la primera acotación, acerca de los decorados, Buenaventura indica: “Todo es triste y lóbrego como en una agua fuerte de Goya y la miseria debe estar un tanto caricaturizada”.

 

Algunos personajes que solo eran mencionados en el cuento, Buenaventura les asigna diálogos. Así los personajes de esta versión, en orden de intervención son: Peraltona, Leproso, Peralta, San Pedro, Jesús, Viejo Mendigo, Tullido, Ciego, Maruchenga, Muerte, Diablo, músicos y cantantes, Mujeres 1 y 2. Además, el encuentro del Diablo con Peralta ocurre estando vivo este último; se propone un intermedio que divide la obra en dos momentos, el segundo presenta los hechos luego de haber trascurrido un año; y el final ocurre en medio de coplas y de bambuco.

 

El domingo 19 de enero de 1958 se celebró en el país, y en especial en Santodomingo (Antioquia), el centenario del nacimiento de Tomás Carrasquilla. Alrededor de esta conmemoración se presentó la primera versión de Buenaventura en el programa de televisión Teatro de Cámara bajo la dirección de Fausto Cabrera y la producción de Manuel Medina Mesa. Actuaciones de: Felipe González (Peralta), Fausto Cabrera (Jesús), Santiago García (San Pedro), Joaquín Casadiego (El Diablo), Raquel Ércole (La Muerte), entre otros.

Por estas fechas Enrique Buenaventura también dirigió un montaje con estudiantes de la Escuela Departamental de Teatro, del Valle del Cauca.

Martes 26 de agosto de 1958, con ocasión del Segundo Festival de Teatro de Colombia realizado en el Teatro Colón en Bogotá, la Escuela Departamental de Teatro, del Valle del Cauca, y el Grupo Escénico del Instituto de Cultura Popular, de Cali, presentaron esta obra con dirección de Enrique Buenaventura, coreografía de Giovanni Brinati y escenografía de Leandro Velasco. Se repitió la función los días: lunes 1 de septiembre, viernes 31 de octubre, sábado 1 y domingo 2 de noviembre.

 

El elenco estuvo conformado por: Luis Fernando Pérez (Peralta), Berta Cataño (Peraltona), Gustavo Mejía (Jesús), Octavio Marulanda (San Pedro), Miguel Mondragón (La Muerte), J. González (El Diablo), Efraín Troncoso ([Ciego] y Hombre Primero), Helios Fernández (Leproso y Hombre Segundo), Pedro Camelo (El Tullido) y Ana Ruth Velasco (Maruchenga).

“Para todos fue una sorpresa de las más agradables la actuación del grupo caleño que dirige Enrique Buenaventura y vino a participar en el festival de teatro, dramatizando el cuento de Tomás Carrasquilla “A la diestra de Dios padre”.

La queja formulada respecto a la forma inconexa como venían presentándose los autores y actores colombianos, obtuvo con tal actuación una respuesta que llena de optimismo.

En primer lugar se dio la nota redonda de lo nacional: obra nuestra, actores nuestros y un público que se entusiasmó con los brotes de ingenio colombiano y afirmó sobre las tablas el prestigio del escritor antioqueño a quien Unamuno consideró digno de figurar entre los clásicos de la lengua…

Pudiera decirse que se trata de una obra para niños de cinco a ochenta años, y que por esa misma razón es genuinamente teatral. En ella ocurre el fenómeno fundamental del arte escénico. El que consagra las creaciones del genio, y consiste en que se diviertan lo mismo la mentalidad infantil que el hondo pensador y el sabio avinagrado”.

 

Lea aquí la nota completa: Crónica de teatro. “A la diestra de Dios Padre”, de Luis Enrique Osorio.

En: El Tiempo (Bogotá), sábado 30 de agosto de 1958; p. 5.

 

Con este montaje la Escuela Departamental de Teatro, del Valle del Cauca, y el Grupo Escénico del Instituto de Cultura Popular, de Cali, recibieron el Premio Presidente de la República, Ministerio de Educación Nacional y Festival de Teatro al mejor conjunto; Luis Fernando Pérez el de mejor actor por su papel de Peralta, y Gustavo Mejía el Premio del Jurado por su personaje de Jesús.

 

El domingo 31 de agosto de 1958, el grupo El Búho presentó En la diestra de Dios Padre en la casa de Roberto Arias Pérez, bajo la dirección de Fausto Cabrera. Entre los invitados se hallaban Agustín Nieto Caballero y Arturo Camacho Ramírez, y otras personas reconocidas. A las 3 de la tarde del sábado 4 de octubre nuevamente El Búho realizó la presentación de la obra, esta vez en la Plaza del barrio Egipto.

 

Vea la nota: Sesión de teatro con “El Búho” en casa de Roberto Arias Pérez y Gloria de Arias.

En: El Tiempo (Bogotá), domingo 31 de agosto de 1958, p. 16.

 

Noticiero cultural. Teatro. En la diestra de Dios Padre en la Plaza de Egipto.

En: El Tiempo (Bogotá), sábado 4 de octubre de 1958; p. 5.

 

El lunes 19 de enero de 1959 la revista Cromos publicó esta versión con el nombre En la diestra de Dios Padre (Cuento de la Señá Ruperta).

 

Jesús le concede cinco deseos a Peralta. 




1960 - 1974
 

 

“Lo segundo es que cuando me vaya a morir me mande la muerte por delante y no a la traición”

En las versiones escritas por Enrique Buenaventura durante este periodo la obra adquiere el carácter de una mojiganga dramática, es decir, de una representación carnavalesca que mezcla teatro, música y danza, por lo que incluye al personaje festivo de El Abanderado, encargado de anunciar los momentos centrales de la obra y la escena de la fiesta de la muerte, en la que se celebra que nadie en el pueblo muere.

 

 

“He tenido ocasión de asistir a un espectáculo llamado mojiganga, ejecutado por los campesinos de la región de Antioquia. Este fue el punto de partida de la segunda versión. La pieza debía ser como la mojiganga, una mascarada. No debía tener nada de natural; todo debía ser teatral o carnavalesco. Adopté el Abanderado que presenta las mojigangas y pide licencia para comenzar la representación; utilicé máscaras para Cristo, San Pedro, El Diablo y La Muerte, así como la música, ejecutada por los mismos actores”.

 

El arte no es un lujo (1972), de Enrique Buenaventura.

En: Revista Unaula. Vol. 10, No. 11. Medellín: Universidad Autónoma Latinoamericana, 1974; p. 31-43.

Y en: Teatro y política de Emile Copperman. Buenos Aires: Ediciones de la Flor, 1969.

El miércoles 13 y jueves 14 de abril 1960, durante la cuarta temporada del Teatro de las Naciones, realizado en París, la Escuela Departamental de Teatro: Teatro Experimental de Cali, presentó esta obra en la sala Sarah Bernhardt y obtuvo el premio de teatro popular.

 

Más información en la nota: Gran éxito obtuvo el Teatro de Cali en París.

En: El Tiempo (Bogotá), jueves 14 de abril de 1960; p. 15.

Según Miguel Mejía, esta versión contó con escenografía de Hernando Tejada, diseño de vestuario de Lucy Tejada, máscaras de H. Pontón, música de Luis Carlos Espinosa y el siguiente elenco: Helios Fernández (Abanderado), Luis Fernando Pérez (Peralta), Berta Cataño (Peraltona), Edilberto Gómez (Jesús), Octavio Marulanda (San Pedro), Miguel Mondragón (La Muerte y Leproso), Pedro I. Martínez (Diablo), Humberto Arango (Tullido, Marido de la Mujer Vieja y Fea y Mendigo 1), Mario Ceballos (Viejo Limosnero), Efraín Troncoso (Ciego y Mendigo 2), Lucy Martínez (Maruchenga), Fanny Mickey (Mujer del Médico y Mujer del Viejo Rico), Carlos H. Castrillón (Sepulturero), Yolanda García (Vieja Beata), Aida Fernández (Sobrina, Moza y Mendiga 1) e Iván Montoya (Mendigo 3).

 

Vea la tesis doctoral Forma y sentido en algunos textos teatrales de Enrique Buenaventura (2016),

de Miguel Mejía.

Según Teatro (1963) esta versión es la tercera y fue estrenada por el Teatro Escuela de Cali el 28 de mayo 1962 en el Teatro Sucre de Quito (Ecuador) con dirección de Buenaventura y el siguiente reparto: Adolfo González (Abanderado), Luis Fernando Pérez (Peralta), Berta Cataño (Peraltona), Helios Fernández (Jesús), Edilberto Gómez (San Pedro), Miguel Mondragón (La Muerte y Leproso), Alejandro Buenaventura (Diablo), Humberto Arango (Tullido, Marido de la Mujer Vieja y Fea), Mario Ceballos (Viejo Limosnero), Danilo Tenorio (Ciego y Mendigo 1), Ana Ruth Velasco (Maruchenga), Fanny Mickey (Mujer del Médico), Carlos H. Castrillón (Sepulturero y Mendigo 2), Yolanda García (Vieja Beata), Aída Fernández (Sobrina y Mendiga 1), Lucy Martínez (Mujer del Viejo Rico), Monique Stalens (Moza), Iván Montoya (Mendigo 3).

 

En 1963, también el Teatro Escuela de Cali presentó esta versión en el Teatro al aire libre Los Cristales, de Cali.

 

 

En 1965 la agrupación salió de gira a ciudades como Pereira, Manizales, Armenia, Calarcá, Ibagué, Bogotá (Teatro Colón), Bucaramanga y Barrancabermeja con el patrocinio de Ecopetrol; y a Medellín (Teatro Pablo Tobón Uribe) y otros municipios de Antioquia, con el patrocinio de la Federación Nacional de Cafeteros, el SENA, la Unive