Luis Enrique Osorio 

(1896-1966)

Dramaturgo, director, músico y narrador

Viajero, rebelde y polemista

“Sin ilusiones frustradas, viajes perdidos, miserias, fracasos y desmayos, me hubiera sido imposible urdir comedias que, no siendo del todo superficiales, me dieran a mi mismo la impresión de la superficialidad y la banalidad y resultaran divertidas para todos los públicos”

(El Heraldo. Barranquilla).

Luis Enrique Osorio pertenece al grupo de intelectuales de América Latina que la percibieron y explicaron como una fraternidad indoamericana, y en algunos de sus ensayos expuso este pensamiento. También Osorio forma parte de los autores que alimentaron su obra, de manera fundamental, con su trasegar y plasmaron en ella la visión crítica y humorística de sí mismos y de la sociedad.

Gateando en el escenario

“Sin ser hijo de cómicos profesionales sino muy al contrario –retoño del más conservador patio santafereño–, nací respirando ambiente de teatro”.

Luis Enrique Osorio nace en Bogotá el 27 de marzo de 1896, y siendo todavía un niño asiste a las tertulias teatrales que el presidente José Manuel Marroquín organiza en el Pa­lacio de San Carlos, y a las funciones que su padre y familiares hacen en la Hacienda de Yerbabuena. Siguiendo esta tradición familiar y santafereña, cuando él llega a la adolescencia comienza a “montar comedias” en su casa, con sus hermanos.

Luis Enrique Osorio. Odisea de un autor en busca de público. Autobiografía.

CD elaborado por Beatriz Elena Vila de Osorio y Luis Enrique Osorio Bernal.

Prólogo de Carlos José Reyes. Bogotá, 2004.

Al poco tiempo, este legado familiar es reforzado por los padres salesianos, cuando el joven Luis Enrique entra al colegio y se integra al grupo de teatro. Allí representa obras del repertorio teatral salesiano.

Luis Enrique Osorio. Odisea de un autor en busca de público. Autobiografía.

CD elaborado por Beatriz Elena Vila de Osorio y Luis Enrique Osorio Bernal.

Prólogo de Carlos José Reyes. Bogotá, 2004.

Años diez: Universidad y primeras obras

“Cursaba ingeniería cuando cierta vez pasó por entre los corrillos estudiantiles Antonio Álvarez Lleras, joven comediógrafo que había estrenado ya sus Víboras sociales, Alma joven y Fuego extraño, y acababa de engrandecerse a los ojos del público, a pesar de su baja estatura y su cabeza algo hundida en los hombros angulosos. ¡Era el autor de Como los muertos. Le vi alejarse en aureola de gloria... Los aplausos, que iban tras él como ´fantasmas Invisibles pero vibrantes´, despertaron mis dormidas aficiones...”

Luis Enrique Osorio. El Gráfico (Bogotá), núm. 257-258, 2 octubre 1915.

El joven Osorio comienza la carrera de Ingeniería que no concluye. Igual ocurre cuando se traslada a la facultad de Derecho. A finales del decenio escribe sus primeras obras narrativas y de teatro:

Carátula y primeras páginas de Flor tardía, edición de 1918.

Lee esta y otras obras del teatro colombiano visitando la sala de DRAMATURGIAS en TEXTOS Y TABLAS.

1917. Flor tardía. Drama en tres actos y en prosa. Estrenada por la Compañía Matilde Rueda, cuyo primer actor era el español Agustín Sen.

1918. Escribe La ciudad alegre y coreográfica, estrenada por la Compañía Palou-Planells en el Teatro El Bosque de Bogotá. El título es paródico de la obra de Jacinto Benavente La ciudad alegre y confiada (1916). En esta satírica revista musical, Osorio alude a personajes de los dos partidos políticos tradicionales, entre ellos a Olaya Herrera, jefe del mismo Osorio en el Diario Nacional, donde se desempeñaba como reportero. La pieza alcanza gran éxito entre los bogotanos, pero la temporada es suspendida porque el gobernador manda cerrar el teatro y Luis Enrique también pierde su empleo.

 

Viaja a Caracas. Vive en una pensión de estudiantes y administra una alpargatería. Escribe La raposa y estrena el sainete en dos actos La sombra que es representado por la compañía española de Manolo Puértolas.

Viaja a Puerto Rico y luego va a Nueva York, donde realiza diferentes oficios para poder sobrevivir. Consigue vincularse como periodista en el Pictorial Review. Publica la novela Sueños fugaces y escribe para el teatro Al amor de los escombros, que su amigo, el profesor Max Emmanuel Kahn, traduce al inglés con el título de Out of the ruins.

Escena del estreno de Al amor de los escombros. Comedia dramática en tres actos. Teatro Municipal, Bogotá, 15 de octubre de 1921.

Compañía Gobelay Fábregas.

Teatro Municipal, Bogotá, 15 de octubre de 1921.

Estreno de Al amor de los escombros.

De Nueva York se dirige a ciudad de México donde trabaja como mecanógrafo en un banco y, al mismo tiempo, colabora con artículos en la prensa mexicana y en la de Caracas. La compañía de Julio Taboada y María Teresa Montoya estrena Al amor de los escombros. A la función asiste José de Vasconcelos, por entonces rector de la Universidad Nacional Autónoma. A partir de ese momento se convierten en buenos amigos. Es Vasconcelos quien le da cartas de presentación y recomendación para la universidad en Buenos Aires, cuando Osorio decide ir a dicha ciudad a dictar conferencias. Como de esto no podía vivir, se vincula como maestro en una escuela primaria.

Su padre muere y a toda prisa debe regresar a Bogotá. Ya en la ciudad, la Compañía Gobelay Fábregas estrena Al amor de los escombros. Comedia dramática en tres actos y Sed de justicia. Alta comedia en tres actos y en prosa. Escribe también la pieza La culpable.

Compañía Gobelay Fábregas. Teatro Municipal, Bogotá, 15 de octubre de 1921. Estreno de Al amor de los escombros.

Se devuelve a Buenos Aires y al poco tiempo decide regresar a Colombia. Arriba a Barranquilla donde permanece un tiempo. Se casa con Lucía Saint-Malo.

Luis Enrique Osorio y su esposa Lucía Saint-Malo, 1926.

Luis Enrique Osorio. Odisea de un autor en busca de público. Autobiografía.

CD elaborado por Beatriz Elena Vila de Osorio y Luis Enrique Osorio Bernal.

Prólogo de Carlos José Reyes. Bogotá, 2004.

Años veinte. Producción novelística

“Traje al suelo nativo, si no los millones de Arlequín, al me­nos un pequeño fardo de experiencias. Entre ellas venía la idea, captada en Argentina, de publicar con temas de la tierra una Novela Semanal”.

Osorio retorna a Bogotá y a orillas del río San Francisco, en un oscuro sótano, imprime la revista Novela Semanal. En esta publica a escritores colombianos y novelas suyas; las de su autoría, con temas espinosos, las firma bajo el seudónimo de Berta Rosal. Entre sus obras narrativas de la época se cuentan los siguientes títulos: La bendición, Un romance de viaje, El cementerio de los vivos, El beso del muerto, Sueños fugaces, Los que jugaban al amor, La tragedia de Broadway, Una mujer de honor, La torre, Paso a la reina.

Luis Enrique Osorio, caricatura publicada en

La Semana Cómica (Bogotá), núm. 70, 1921. 

1924. En los camerinos del Teatro Municipal, Osorio organiza su propia compañía llamada Dramática Colombiana, compuesta por jóvenes poetas, modistas, plegadoras de periódicos, pequeños comerciantes y figuras como Hernando Vega Escobar, Pedro Fayad y la actriz española Nora del Real (seudónimo). Abre el telón con Sed de justicia, estrena La culpable y cuando se apresta a montar Conquistadores de almas, de Ramón Rosales, le quitan el Municipal para dárselo a la Compañía Nieva que acababa de llegar a la capital. Por este hecho la Dramática Colombiana se disuelve.

 

Osorio se vincula de nuevo con la prensa. Se declara en oposición al gobierno de Pedro Nel Ospina, a quien critica de manera incisiva, todo lo cual le acarrea el retiro de los patrocinios a la Novela Semanal. Entonces decide vender la imprenta y viajar a Europa.

 

Desembarca en París, interesado en la escuela del silencio, cuyos representantes más connotados eran Denis Amiel y Jean-Jacques Bernard. En la ciudad, Osorio ve mucho teatro, lee y trabaja en la revista Paris-Sud Amerique, de Louis Forest. Su primer artículo en francés se titula: La plus grande richesse, sobre la riqueza cultural colombiana y latinoamericana.

Estreno de Les Créateurs. Compañía de La Grimace,

Teatro Michel, París, 12 de junio de 1926. 

Bajo influencias vanguardistas escribe El iluminado y dos obras en francés: Les Créateurs, y Madette, que después él mismo traducirá con el título de Tragedia íntima. El 12 de junio se representa en el Teatro Michel de París Les Créateurs, bajo la dirección de Fernand Bastide. Según el mismo autor, todos los periodistas encargados de la crítica teatral asistieron la noche del estreno, y al día siguiente todas sus columnas le fueron adversas; pocos suramericanos asistieron y solo un colombiano, lo cual defraudó al vanguardista Bastide. “Y el diario comunista L 'Humanité, paladín de la futura igualdad universal, protestó de que los extranjeros estuvieran invadiendo ya, a más de los hoteles, los escenarios de París”, tal como Osorio lo escribió.

Luis Enrique Osorio visto por Serrano.

Mundo al Día (Bogotá), núm. 1194, 14 de enero de 1928. 

Regresa a Barranquilla donde se dedica al comercio. Decide asentarse en la ciudad y comienza a construir una casa donde vivir con su esposa; compra una imprenta para volver a editar Novela Semanal. Esta segunda etapa de la revista se inicia con La tierra de Bochica, novela de Daniel Samper Ortega. También se involucra con el teatro barranquillero como animador, para congregar voluntades y refaccionar el Teatro Municipal.

1929. Se publica la primera edición de la obra El iluminado. Drama en cuatro actos, estrenable dentro de cincuenta años en el Teatro Nacional de Tartuja, en Barranquilla.

Edición bogotana de El iluminado,

Bogotá: Edit. Minerva, 1936. 

Llegan los años treinta y con ellos la gran crisis, Osorio pierde hasta el último centavo. Queda en manos de prestamistas.

Años treinta: La pedagogía

“Ni Olaya Herrera ni sus ministros oyeron jamás la angustia de quienes pedíamos educación técnica para el pueblo dentro del ideal democrático. El plan era además tan sencillo, que su simplicidad ofendía a los pedagogos graduados”.

Luis Enrique Osorio. Fuente: http://www.colarte.com/colarte/

ConsPintores.asp?idartista=15960

 

Osorio, José Vasconcelos y otras personalidades venezolanas como Rómulo Betancourt, Raúl Leoni y Valmore Rodríguez, entre otros, establecen en Barranquilla la Alianza Unionista de la Gran Colombia, de inspiración latinoamericanista bajo el ideario del Libertador. El grupo divulga su pensamiento en el Teatro Municipal. “Cometí entonces el error de viajar a Bogotá con la buena nueva; y allí a dos mil seiscientos metros de altura sobre el nivel del mar, nuestro entusiasmo cayó entre la tenaza de los sectarismos históricos... Casi se volvió un chiste. Aunque no perseguíamos casillas electorales, hubo suspicacias y reservas... Comenzó una lucha de rueda loca...”, escribió Osorio sobre esta nueva experiencia política.

El grupo se disgrega y como la educación del pueblo formaba parte de los fundamentos del movimiento, Osorio toma esta bandera. Con ella viaja por varias ciudades del país divulgando este pensamiento a través de conferencias: “la política partidaria no logrará resolver todos los anhelos populares”, decía Osorio, lo cual generaba más de una polémica. Viaja a Ecuador y con su propio salario va de un lado a otro fomentando “las repúblicas infantiles”. Antonio Parra Velasco, ministro de Educación del Ecuador, lo contrata como técnico. De manera inmediata la oposición política lo cataloga como “agente del imperialismo colombiano” y Osorio debe regresar a Bogotá.

 

De nuevo en la capital trabaja como periodista, dicta cátedra en la Facultad Nacional de Derecho y luego consigue trabajo en la Contraloría. Se da cuenta que al país le falta información estadística y empieza a idear la Geografía Económica de Colombia.

Luis Enrique Osorio. Fuente: https://www.geni.com/

people/Luis-Enrique-Osorio-Morales/6000000001011557382

 

Cuando Guillermo Nannetti comienza a trabajar en el Ministerio de Educación, pone en práctica la idea de las escuelas vocacionales y encarga a Osorio establecer la escuela Clodomiro Ramírez en Medellín y luego en la Costa Atlántica: “Quince años de luchas pedagógicas realmente apostólicas le sirvieron muy poco a mi país. A mi en cambio me dejaron... una maestra de escuela. Fue a la vez un amor y una lección. Me envolvió un clima propicio para la clarividencia, para la lucha reposada y sensata, para un nuevo optimismo que nacía de los mismos desencantos”.

Años cuarenta: Teatro 24 horas al día

“... Y al cabo, ya en plena edad madura, cuando resolví tomar el teatro como simple pasatiempo para eliminar el morbo de muchos desencantos y prepararle un juguete a la vejez, recibí la mayor y más grata sorpresa de mi vida: en el terruño de donde huí a la edad de veinte años se encontraban el público y los intérpretes que anduve buscando torpemente por todo el planeta”.

1943. Osorio organiza la Compañía Bogotana de Comedias. Inicia como una cooperativa, sistema que se abandona al poco tiempo; más tarde Osorio trata de volver a implantarlo sin éxito. Abre la primera temporada con Nudo ciego. Alta comedia en tres actos y en prosa, que alcanza 50 funciones; sigue con El doctor Manzanillo. Comedia en tres actos, sobre el caciquismo político. Cuando esta llega a las 100 funciones, una serie de fastidiosas intrigas conducen a que le cierren las puertas del Teatro Municipal.

 

 

Primera edición de El doctor Manzanillo. Comedia en tres actos y en prosa. En: El Teatro (Bogotá). Vol. I, núm. 2 (Nov. 1943).

 

Junio de 1943. Osorio empieza a editar El Teatro. Revista Mensual. Su interés es publicar obras originales de dramaturgos. Alcanza ocho número entre 1943 y 1946.

Primera portada de El Teatro, revista dirigida por Luis Enrique Osorio.

 

1944. La Compañía estrena durante este año las piezas: Adentro los de corrosca; Entre cómicos te has de ver, y Manzanillo en el poder, obras que sintetizan el difícil momento político de la segunda administración de Alfonso López Pumarejo.

 

A finales de 1944 y comienzos de 1945, en un recorrido artístico por el occidente del país, la Bogotana de Comedias se presenta exitosamente en veinte ciudades. En junio de 1945 recorre la Costa Atlántica. Después de su regreso a Bogotá se dirige al sur, a los departamentos del Tolima y Huila. A finales de agosto va por el departamento de Boyacá, los dos Santanderes y Venezuela.

Compañía Bogotana de Comedias.

 

1945. Estrenos de este año: Bombas a domicilio y El hombre que hacía soñar. En la primera pieza Osorio satiriza los atentados con explosivos ocurridos en Bogotá, por fortuna sin consecuencias, que afectaron a la misma Catedral Primada.

Colabora en el periódico El Tiempo con una columna en la que hace notas de teatro en general y reseña otros espectáculos.

Luis Enrique Osorio. Caricatura de Serrano.

El Tiempo (Bogotá), 21 septiembre 1944, p. 5.

 

1946. Estrenos: Préstame tu marido. Obra que también se lleva al cine. Rancho ardiendo. Comedia musical en cinco cuadros divididos en dos actos. En esta se mezclan canciones mexicanas con fragmentos de óperas de Puccini, Rossini y otros. Así mismo, en un acto en verso titulado “La conquista de los Chibchas” se parodia a Don Juan Tenorio, con letras de distintos autores.

 

En este año Osorio cambia su esquema espectacular, además de las comedias, introduce números musicales y de variedades en los entreactos, y para facilitar el transporte a sus fieles espectadores, coordina con una empresa de servicio público para hacer un recorrido por distintos barrios bogotanos.

Compañía Bogotana de Comedias.

 

1947. Estrenos: Los espíritus andan sueltos y El Rajá de Pasturacha. Comedia musical en cinco cuadros divididos en dos actos. Ambas piezas se refieren a temas políticos. De manera específica, el segundo título toca el momento en que el presidente López es tomado preso en Pasto; episodio que los medios periodísticos titulan como la zarzuela de Yacuanquer.

1948. Estrenos: La imperfecta casada, Nube de abril y Toque de queda. Las tres piezas sintetizan la parte tragicómica de los episodios ocurridos después de la muerte del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán.

 

1949. Estrenos: ¡Ahí sos, camisón rosao! cuyo tema es la persecución de que fue víctima el Partido Liberal de parte del gobierno. Paro femenino, que se refiere al movimiento feminista de esos años, el cual promovía protestas en todo el país.

 

Osorio se une con la escritora Carmen Bernal Pinzón, popular autora de libros infantiles para montar espectáculos para esta franja de espectadores. Montan Aventuras de Carruncho y Pipina en el Teatro Municipal. Con esta pieza la Compañía Bogotana de Comedias celebra su sexto aniversario.

Los hermanos Crisóstomo y Luis Enrique Osorio con parte del elenco de la

Compañía Bogotana de Comedias.

 

Años cincuenta: Éxitos y dificultades

El gran sueño de construir su propio teatro se le cumple a Osorio, pero tuvo que alquilarlo e irse a vivir fuera de Bogotá, en donde construye una casa de piedra: “Construyéndola me convencí de que mover piedras es menos pesado que mover hombres”, dice Osorio.

1950. Estrenos de este año: Al son que me toquen bailo, El cantar de la tierra y El zar de precios. Las piezas tienen como tema principal la crisis de los artículos de primera necesidad, la ambición de los comerciantes y la inoperancia de los controles gubernamentales para impedir la especulación.

 

1951. Estrena La familia política, que se refiere a los partidos políticos tradicionales.

Elenco de El cantar de la tierra. Comedia en tres actos.  Compañía Bogotana de Comedias, 1950. Fuente: http://teatrerocolombiano.blogspot.com.co/

 

Durante su vida artística, a la Bogotana de Comedias perteneció un grupo importante de artistas, entre sus nombres se puede citar a: Raúl Otto Burgos, Isabel Contreras, Blanca Trujillo, Ana Mojica, Marina García, Maruja Montes, Érika Krumsieg, Amalia del Valle, Leonor Argüello, Lyl Becerra, Yolanda Arbeláez, Gioconda Pinillos, Carmen Baños. José Vargas (EL DOCTOR MANZANILLO), Andrés Sicard, Rafael Ortega Rubio, Gabriel Restrepo, Óscar Álvarez, Darío Valdivieso, Eduardo Osorio, el Mono Osorio y otros más.

1952. Inicia la construcción del Teatro La Comedia en el barrio Chapinero. Esta construcción le mereció a Osorio el premio Gonzalo Jiménez de Quesada, en 1953.

Teatro La Comedia en la actualidad. Es la sede del Teatro Libre de Bogotá y su nombre original se perdió. Fuente: https://en.wikipedia.org/wiki/Chapinero#/media/File:Teatro_Libre_de_Bogot%C3%A1.JPG

 

1953: Osorio escribe y estrena ¡Si, mi teniente!

 

1954: Estrenos de este año: La ruta inmortal (de Belén al calvario) y Que tu esposa no lo sepa.

Portada de Semana (Bogotá), 14 de diciembre 1953.

Dibujo de Max Henríquez Therán.

 

En los años cincuenta Osorio debe arrendar el Teatro La Comedia a una compañía comercializadora de cine. Toma esta decisión presionado por diferentes situaciones, como los altos impuestos a los edificios teatrales.

Luis Enrique Osorio en la lectura de su obra Los espíritus andan sueltos.

Stanford, California, 1957.

 

Años sesenta: Legado en letras de molde

“La mayor brega no es la de escribir comedias. Ojalá que el teatro fuese tan solo literatura, como lo suponen algunos escritores cándidos y amanerados. El teatro es la más compleja de las actividades, la síntesis de la inquietud humana, la paradoja por excelencia. Una compañía teatral es un mundo en miniatura, con todas las pasiones y complicaciones de nuestra especie encerradas en un cuadrilátero”.

Osorio empieza a dictar las cátedras de Historia del teatro y Composición teatral en la Universidad de América.

 

En 1961 estrenó las obras: Pájaros grises, sobre el Frente Nacional; Loco de moda, escrita en 1924, representada por el grupo de la Universidad de América. En el Teatro de la Comedia, en noviembre, Osorio comienza un ciclo titulado “Teatro Nacional”, para el cual invita a compañías a representar obras de autores colombianos. La idea surge porque Osorio siente que hay incomprensión frente a obras y autores del país.

 

1962. Osorio estrena Aspasia, cortesana de Mileto, sobre la democracia ateniense en tiempos de Pericles. Estrenada en el Teatro de Colón, por la Compañía Santafereña de Teatro, dirigida por Luis Enrique Osorio. Los papeles protagónicos son desempeñados por Nélida Quiroga y Harry Gainer. También es presentada en el VI Festival de Teatro, en Bogotá.

Luis Enrique Osorio.

Foto publicada en Cromos (Bogotá), 19 de diciembre de 1960. 

Durante 1963, 1964 y 1965 Osorio imprime sus obras completas, tanto de teatro como de sociología, historia y periodismo.

Luis Enrique Osorio. Odisea de un autor en busca de público. Autobiografía.

CD elaborado por Beatriz Elena Vila de Osorio y Luis Enrique Osorio Bernal. Prólogo de Carlos José Reyes. Bogotá, 2004.

 

Luis Enrique Osorio. Foto publicada en Cromos (Bogotá),

19 de diciembre de 1960.

1965. Este año escribe y estrena Se fuga una mujer. Comedia musical en cuatro cuadros. Luis Enrique Osorio muere en Bogotá el 22 de agosto de 1966.

En 1970, Ernesto Martín Barrera, realizó el estudio El teatro de Luis Enrique Osorio, encuentre el resumen y el enlace a esta tesis en la sala de TEXTOS Y TABLAS