Este anuncio es un ejemplo de las tácticas donairosas que los artistas utilizaban para atraer espectadores a sus funciones de beneficio: nombrar personas con todas sus letras; dedicarlas a grupos específicos; escribir versos humorísticos era un guiño para convencer al público; y así sucesivamente los artistas desplegaban todos sus encantos y creatividad.

Este anuncio informa el sitio de la función porque no se hizo en el teatro sino en uno de los salones del hospicio. Además se publican los títulos de los cuadros mimoplásticos, lo cual es interesante por la información que arroja. Ya empieza a ser frecuente, en esta época, la introducción de cuadros de “costumbres neo-colombianas” que gustaban al público porque se veía reflejado en ellos, al igual que con las petipiezas y comedias de autores nacionales.