El legado de don Lorenzo

teatro colombiano

Mortuoria - Escritura

Al morir Lorenzo María Lleras (Bogotá 1811-1868) no había alcanzado a redactar un testamento. Tres años después, su cónyuge, Clotilde Triana, solicitó a un juez nombrar dos valuadores para levantar un inventario general de los bienes de su marido. En este registro se incorporaron, sin ningún orden específico, enseres, una cantidad variopinta de objetos y lo más significativo para la historia del teatro colombiano: libros, vestuario y utilería teatral.

 

La descripción que en su momento los valuadores hicieron de cada ítem es simple, en ocasiones abstrusa y sin detalles que hoy quisiéramos tener para mayor claridad de nuestro acervo teatral. Esto se debió a que el objetivo principal de la lista era asignar un valor contante a cada objeto. En consecuencia, para la presente exposición se rompió ese contexto documental, con el fin de visibilizar lo atinente al teatro y ordenarlo temáticamente para facilitar su consulta. Se deja la ortografía original y el valor pecuniario estimado por los valuadores, así no corresponda al valor del dinero actual, porque es un rasgo curioso de época y al comparar un ítem con otro da una idea de la categoría de cada objeto.

 

Lorenzo María Lleras fue educador, traductor y director de teatro, entre las múltiples labores artísticas e intelectuales que desarrolló en Bogotá. Fue protagonista de primera línea de actividades teatrales, a partir de la década de los años treinta del siglo XIX.

teatro colombiano

En vista de que se tienen pocos registros visuales del periodo, la pintora Pilar Benavides estudió el legado de don Lorenzo e investigó la moda, en general, del periodo. Para esto consultó en libros históricos y de arte, novelas y revistas como Última Moda. Revista Ilustrada Hispanoamericana (Madrid); visitó el Museo Nacional de Colombia y el Militar. Benavides no solo examinó el vestuario sino también los bordados, adornos, cintas, peinados, la textura de las telas que marcaban las diferencias entre las clases sociales. Después, con este bagaje visual recreó algunas imágenes, siguiendo las magras indicaciones de la mortuoria.